Colecciones

Fenty y el efecto Rihanna

Louis Vuitton, Moët, Hennessy. Los tres nombres, que por separado son solamente algunas de las marcas más reconocidas en su rubro, juntas son muchísimo más. LVMH es el conglomerado de marcas de lujo más grande del mundo, fundado a finales de la década de los 80s, tiene entre sus marcas nombres como Dior, Celine, Dom Pérignon y Sephora, entre muchos, muchos otros.

Si bien LVMH sigue sumando a su cartera de activos algunas de las marcas más establecidas del mundo de la moda desde hace años, recién en 2019 anunciaron el lanzamiento de la primera marca nueva del conglomerado desde su fundación (la última había sido Christian Lacroix, en 1987), con la creación de “Fenty”; una marca de ready-to-wear bajo el mando que ni más ni menos Rihanna.

Ri-ri ha sido, desde el principio de su carrera, considerada de las mejores vestidas tanto dentro como fuera de la alfombra roja, incluso se convirtió en un ícono de la gala del MET siguiendo al pie de la letra la consigna de la misma en todas las presentaciones a las que asistió. En años anteriores también tuvo colaboraciones altamente exitosas con marcas como River Island, Puma y MAC e incluso fue cara de campañas de Balmain, Dior y Armani jeans. Pero el toque de Midas de Rihanna se comprobó irrefutablemente con el lanzamiento de Fenty Beauty y Savage by Fenty (sus marcas de belleza y lencería).

Con el lanzamiento de ambas marcas Rihanna demostró que llegó para romper el molde de los estándares de la moda. Ambas líneas son altamente inclusivas; Fenty Beauty tiene más de 40 tonos de bases y correctores, para literalmente cualquier tono de piel. Los tonos más oscuros de la marca se agotaron por completo minutos después de su lanzamiento online, pero no solo eso, el efecto Fenty hizo que otras marcas que compartían con ella los pasillos de Sephora empezaran a ampliar su oferta de tonos, y usar modelos de diferentes etnicidades en sus campañas y publicidades. Savage by Fenty, por su parte, no solo cuenta con una amplia selección de talles, y con ropa en “tonos piel” de distintos tonos, si no que tanto en su página de internet como en sus desfiles, muestran los diseños en todo tipo de cuerpos. Fenty Beauty incluso fue nombrado uno de los mejores inventos del 2017 por la revista Time.

El nombre de sus marcas tampoco es poca cosa, siguiendo la tradición de algunas de las marcas más conocidas del planeta “Fenty” es ni más ni menos que el apellido de Rihanna, cuyo nombre completo es Robyn Rihanna Fenty.

Con este pequeño CV (de menos de 10 años de carrera) no es sorpresa que LVMH haya decidido a apostar a Rihanna, que con solo 31 años se convirtió en la primera mujer de color en liderar una marca del conglomerado. Fenty es una marca de ready to wear con un toque más urbano y moderno, con un estilismo minimalista pero muy claro. Los 18 looks de la primera colección de la marca, que debutó a finales de mayo del 2019, mostró colores sólidos, cortes limpios y cinturas marcadas. La colección también incluye accesorios, bolsos y calzado.

Si bien las etiquetas de Fenty tienen un precio menor al de otras marcas del mismo standard, los precios de US$ 1000 por un blazer, US$ 770 por una blusa, o US$ 460 por unos anteojos de sol, generaron quejas entre los fans de Rihanna. Todas las colecciones, y colaboraciones, anteriores de Rihanna habían tenido un precio mucho más accesible, lo cual generó una expectativa en los fans en que Fenty sería una marca “para el pueblo”. Pero, para ser honestos, ninguna marca de LVMH está hecha “para el pueblo”, e incluso Fenty se presentó a sí misma desde el momento cero como una “marca de lujo contemporánea”.

Previo a la presentación de su primera colección, Rihanna explicó en una entrevista con el New York Times que su relación con la moda evolucionó, primero usando y comprando ropa, luego colaborando, y ahora diseñando. Y que es por eso que para ella es importante tomarse su tiempo para avanzar con la marca y poder ser reconocida como diseñadora y no solo “ponerle el nombre” a algo. También explicó que gran parte de la colección está claramente marcada por su amor de los corsets, que están presentes en los vestidos, blusas y camisas de sus primeros diseños. La combinación de lo masculino de una parka o un pantalón ancho con una cintura claramente marcada en un juego entre lo femenino y lo masculino, que también está presente en el estilo personal de la cantante, ahora diseñadora, que se define a sí misma como “jogging pero con perlas”.

Rihanna también dejó en claro que no quiere hacer una marca como cualquier otra y que por eso también decidió no hacer un desfile para mostrar la colección. Su objetivo es crecer de a poco con su marca, y cometer los errores necesarios para seguir aprendiendo y superándose como directora creativa y emprendedora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *